Abogado bancario
Llamar a un abogado bancario

Compraventa de fincas hipotecadas

compra y venta de fincas hipotecadas

La existencia de una hipoteca sobre un bien determinadono impide que su titular enajene dicho bien a favor de un tercero.

La persona que pase a ser titular de dicho bien deberá hacer frente a dicha hipoteca o bien liquidarla.La posibilidad de enajenar un bien de esta manera da pie a que aparezca la figura del “tercer poseedor”. Se trata de la persona que asume la responsabilidad real que soporta el bien gravado .

Se tratará de un tercero con respecto a la obligación con la que se garantizó el bien enajenado y por tanto sobre dicha obligación no recaerá ninguna responsabilidad.Hay que recordar que este tipo de obligación es de carácter personal y por tanto sigue recayendo sobre el deudor.

Por el contrario, si tendrá responsabilidad con respecto a la hipoteca en cuenta a su enajenación, si se realiza a través de una compraventa. En la práctica esto supone una separación de responsabilidades, que en primer término recaían sobre el deudor.

Si se da la circunstancia de que el acreedor inicia la acción hipotecaria contra los bienes objeto de garantía, el tercer poseedor puede intervenir. Si lo desea, este nuevo poseedor puede evitar la ejecución del bien mediante el pago del importe que se adeuda, manteniendo el derecho de repetición a cargo del deudor inicial.

Si el nuevo adquiriente del bien y el deudor llegan a un acuerdo para que el primero asuma la deuda del segundo, el acreedor deberá mostrar expresamente su consentimiento para que de esta forma el primer deudor quede libre de su deuda. En este caso, el nuevo comprador se subrogará a su vez como deudor.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE